calculadora de tiempo de estudio

Embriología de Carlson es un libro muy utilizado a nivel mundial para comprender las distintas etapas del desarrollo intrauterino del embrión y el feto. La obra se encuentra organizada en dos partes; la primera involucra los primeros estadíos del desarrollo embrionario y la segunda, el desarrollo de los sistemas corporales.

Se compone así una estructura de 18 capitulos, con una exhaustiva descripción de todos los procesos y una guía de preguntas de repaso o comprensión del texto.

¿Sabes cuánto tiempo requieres para leer el libro completo? ¿Quieres organizar tu tiempo para poder distribuir tus horas de estudio en los días previos al examen o durante tu cursada? Pues bien, aquí te ofrecemos una calculadora de tiempo de estudio. Con ella podrás responder todas estas preguntas.

INSTRUCCIONES

1- Preparate para realizar un pequeño autotest de velocidad de lectura

2- Presiona sobre el botón iniciar y en seguida comienza a leer el texto que se encuentra en el recuadro. Leerás un fragmento al azar de una selección de lecturas cuya formas literarias requieren un esfuerzo adicional para entenderlas. No te esfuerces por memorizar, solo léelas con comodidad. Pero, Importante ! cuando finalices presiona rápidamente sobre el botón finalizar.

3- Una vez que presionas sobre el botón finalizar obtendrás los siguientes resultado:

Palabras por minuto leídas (velocidad de lectura); horas y minutos requeridos para finalizar un tomo de Latarjet

4- Junto con los resultados se abrirá una pequeña caja donde colocarás las horas que estudias por día. Con ello se calculará la cantidad de días que necesitarás.

PRUEBA TU TIEMPO DE LECTURA PARA: Embriología de Carlson

00:00:00
Si conoces cuántas palabras lees por minuto indícalo
En un lugar de la Mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme, no ha mucho tiempo que vivía un hidalgo de los de lanza en astillero, adarga antigua, rocín flaco y galgo corredor. Una olla de algo más vaca que carnero, salpicón las más noches, duelos y quebrantos los sábados, lantejas los viernes, algún palomino de añadidura los domingos, consumían las tres partes de su hacienda. El resto della concluían sayo de velarte, calzas de velludo para las fiestas, con sus pantuflos de lo mesmo, y los días de entresemana se honraba con su vellorí de lo más fino. Tenía en su casa una ama que pasaba de los cuarenta, y una sobrina que no llegaba a los veinte, y un mozo de campo y plaza, que así ensillaba el rocín como tomaba la podadera. Frisaba la edad de nuestro hidalgo con los cincuenta años; era de complexión recia, seco de carnes, enjuto de rostro, gran madrugador y amigo de la caza.