Biología Celular y Molecular de De Robertis, Un gran libro sobre el funcionamiento de la célula en cuanto a sus funciones principales y estructura. Es uno de los libros más utilizados en las universidades del Cono Sur. Se caracteriza por ser rápido de leer y explicar los procesos con palabras claras y entendibles.

¿Sabes cuánto tiempo vas a necesitar para leer este libro completo? ¿Necesitas organizar el tiempo para poder distribuir tus horas de estudio en los días previos al examen o durante tu cursada? Pues bien, aquí te ofrecemos una calculadora de tiempo de estudio. Con ella podrás responder todas estas preguntas.

INSTRUCCIONES

1- Preparate para realizar un pequeño autotest de velocidad de lectura

2- Presiona sobre el botón iniciar y en seguida comienza a leer el texto que se encuentra en el recuadro. Leerás un fragmento al azar de una selección de lecturas cuya formas literarias requieren un esfuerzo adicional para entenderlas. No te esfuerces por memorizar, solo léelas con comodidad. Pero, Importante ! cuando finalices presiona rápidamente sobre el botón finalizar.

3- Una vez que presionas sobre el botón finalizar obtendrás los siguientes resultado:

Palabras por minuto leídas (velocidad de lectura); horas y minutos requeridos para finalizar un tomo de Latarjet

4- Junto con los resultados se abrirá una pequeña caja donde colocarás las horas que estudias por día. Con ello se calculará la cantidad de días que necesitarás.

PRUEBA TU TIEMPO DE LECTURA PARA: BIOLOGIA CELULAR Y MOLECULAR de DE ROBERTIS

00:00:00
Si conoces cuántas palabras lees por minuto indícalo
¡Atridas y demás aqueos de hermosas grebas! Los dioses, que poseen olímpicos palacios, os permitan destruir la ciudad de Príamo y regresar felizmente a la patria! Poned en libertad a mi hija y recibid el rescate, venerando al hijo de Zeus, a Apolo, el que hiere de lejos. Todos los aqueos aprobaron a voces que se respetara al sacerdote y se admitiera el espléndido rescate; mas el Atrida Agamenón, a quien no plugo el acuerdo, le despidió de mal modo y con altaneras voces: No dé yo contigo, anciano, cerca de las cóncavas naves, ya porque ahora demores tu partida, ya porque vuelvas luego, pues quizás no te valgan el cetro y las ínfulas del dios. A aquélla no la soltaré; antes le sobrevendrá la vejez en mi casa, en Argos, lejos de su patria, trabajando en el telar y aderezando mi lecho. Pero vete; no me irrites, para que puedas irte más sano y salvo