Anatomía es una de las materias más complicadas para ser estudiada. Requiere una gran cantidad de memoria y concentración. Es una materia mayoritariamente descriptiva, por lo tanto, ganar conocimiento en esta materia implica que una persona es capaz de tener un mapa mental de la composición del cuerpo humano.

Tips para estudiar anatomia

Hay que tener en cuenta que el conocimiento que posee el alumno sobre la materia será con mucha probabilidad, mayoritariamente más detallada mientras se la está cursando que en los años siguientes de la carrera. Sin embargo, esto no quiere decir que sea un conocimiento descartable. De hecho, la anatomía humana es una gran base para poder seguir estudiando todo el resto de los años de la facultad.

Para poder estudiarla correctamente y aprobarla cada alumno desarrollará una treta personal. Sin embargo hay tips importantes que pueden ayudarte a garantizar una cursada más satisfactoria.

Tips para estudiar anatomía

Organizar tu Estudio

Esto es básico en todo tipo de estudio, cursada y examen. Organizar el material a ser estudiado es indispensable en cualquier materia. Pero hablando específicamente de Anatomía vas a tener que hacerte la idea de tener un cronograma con los temas que verás en clase y que tu facultad pretende que sepas. Puede ser muy estresante ir cursando la materia sin tener un mapa en tu mente sobre los temas que serán tratados en el avance del trimestre. Si llegas a una clase teórica sin saber qué es lo que va a exponer el profesor, entonces hay algo que te está faltando.

Organizar tus horarios

Para esto es importante no solo saber cuántas horas al día estás disponible para estudiar, sino también saber qué tanto volumen de material de estudio deberás manejar. Porque con estas dos variables (tiempo y volumen) podrás hacerte una idea de cuánto deberías avanzar en promedio por semana para poder alcanzar una meta.

Empezar temprano

No esperes a que las fechas de los exámenes se acerquen para comenzar a estudiar. Probablemente con 2 semanas de estudio dedicado podrás conseguir pasar tu examen, pero si haces eso muy probablemente, al día siguiente de rendir ya se te habrá olvidado una gran parte de ello. La idea es que puedas familiarizarte con la materia, que sepas anatomía porque simplemente la conoces, así como puedes indicar la localización de una calle, o como sabes la letra de una canción o así como puedes describir tu habitación. Estudiar la materia en las 2 semanas anteriores al examen es un arma de doble filo. No olvides que medicina es una carrera repetitiva y que los años siguientes en mayor o menor medida vas a necesitar de ciertos conocimientos de todas las materias que estudies.

Tips para memorizar y aprender anatomía

Repetir y Repetir

Anatomía es una materia basada en la memoria. Saber que el tendón del tríceps sural se inserta en el calcáneo no implica mucho más que simplemente saberlo. Tiene su lógica desde el punto de vista biofísico pero aun así, saber que ese músculo se llama de esa manera y que su inserción distal se da en ese hueso con ese nombre simplemente es un dato puro. Así que en este plano por lo menos, tu memoria jugará un rol muy importante. La forma más común de poder adquirir ese dato puro es simplemente repetir la información y buscar utilizarla de la manera más creativa que puedas.

Adquirir datos puros en la memoria

Nombres, localizaciones, ramas de arterias, subramas, accidentes óseos, etc. Todos estos datos vas a tener que manejarlos con plasticidad a la hora de rendir anatomía. La mejor manera de adquirir este conocimiento es utilizándolo. Es decir, primero lees la descripción, luego lo ves en algún atlas y finalmente vas al preparado para ponerte a prueba. Pero además del camino clásico que se usa para aprenderlos también puedes intentar juntarte con amigos a estudiar e ir haciéndose preguntas unos con otros. Este tipo de interacción pone en juego tus conocimientos y los afianza.

Dibujar

Se creativo. Dibuja. No importa la calidad, solo importa el conocimiento. Un clásico del estudio anatómico es ver alumnos con sus propios dibujos del plexo braquial o del plexo lumbo-sacro.
El dibujo en una materia tan descriptiva como lo es anatomía ayuda a que tengas una noción del espacio estudiado. Es una forma de poner en práctica la información adquirida y permite que lo afiances.

Tarjetas con preguntas y cuestionarios

Otra opción para mantener tu cerebro alerta con los conocimientos adquiridos es realizar cuestionarios o usar el sistema de preguntas aleatorias por tarjetas. En el caso de los cuestionarios, puedes hacerlos tú mismo en la medida que vas leyendo. Si te parece que un tema es importante podrías anotar una pregunta sobre ese tema en una hoja aparte. De esta manera coleccionarás preguntas clave que más adelante intentarás responder.

Técnicas de memorización

Para aquellas cosas que no puedes memorizar por sí solas existen técnicas que pueden ayudarte. La mnemotécnicas son muy buenas aliadas para estos casos. Busca en internet todas las reglas que puedas encontrar de aquellos temas que te parecen difíciles y úsalos como bastón cuando no tengas tu memoria fresca sobre la cual apoyarte. En Ingeniumed tenemos una sección especialmente diseñada para reglas mnemotécnicas.
Además también puedes jugar con tu imaginación. Desarrollar historias bizarras o dibujos que permitan hacerte recordar nombres pueden servirte de mucho para estudiar anatomía.

Trabaja en grupo

Algunas personas se pueden beneficiar mucho del trabajo en grupo. A veces tener a alguien al lado que traiga a la luz ideas o preguntas puede ayudarte a retener la información que leíste momentos o días atrás. Esto fortalece tus áreas débiles y te permite mantenerte alerta y motivado.

Detectar tus puntos débiles

Quizá es uno de los puntos más difíciles. Sobre todo si el tiempo escasea. Cuando uno lee el material de estudio para rendir, pocas veces tiene tiempo de repasarlo a conciencia. Generalmente el alumno tiende a avanzar sin querer volver atrás. Quizá a modo de placebo piensa “si lo leí, me voy a acordar en el momento”.
Esto no siempre sucede y puede ser un punto débil sobre el cual se debe trabajar. Si un tema no se conoce bien, es mejor no mentirse a sí mismo. Al menos anotarse en algún sitio que esas hojas requieren una revisión.

Utiliza todos los medios que te sean posibles

Hoy contamos con una gran cantidad de información disponible en internet. ¡Utilízala! Hay muchos vídeos online explicativos y sitios que buscan ayudarte a estudiar. Pide consejos a aquellos que ya aprobaron la materia y traza tu propio camino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *