Durante la carrera médica habrá altibajos. En ciertas ocasiones todo resplandecerá y será buena cosecha mientras que en otros momentos será todo lo contrario. La época de vacas flacas suele desestabilizar a más de uno, sobre todo a aquellos estudiantes cuyo perfil suele ser intachable y perfecto.

La perfección toma su precio. No quiere decir que una persona se vea obligada a pasar por un aplazo para aprender sobre la vida, nada más lejos de la realidad. Pero sí quiere decir que una persona que ha pasado por períodos de vacas flacas y los ha superado tiene en su historial con mucha probabilidad, el desarrollo de una actitud resiliente. La resiliencia puede aprenderse de muchas formas y por eso no quiere decir que una persona con buen promedio sea una persona con menos o más resiliencia que otra.

Por lo tanto, no hay que dejar que la aptitud profesional se base en tus calificaciones, ni en tu invicto de aplazos. La universidad es solo una etapa de la formación, lo importante es aprender. El camino que tomes para llegar al aprendizaje es personal y no es bueno dejar que te afecte el modo con el que otras personas lo juzguen. Pero cuidado, tampoco es bueno caer en la soberbia de no aceptar los consejos, críticas constructivas y puntos de vista de los demás.

Casos conocidos de resiliencia

Sigmund Freud

Fue abucheado por parte de la comunidad científica del momento al exponer sus ideas de la sexualidad infantil frente a la Sociedad Médica de Viena.

Thomas Edison

Fue considerado en su escuela “muy estúpido” para poder aprender. Fue despedido de sus dos primeros trabajos por no ser considerado productivo. Se sostiene que realizó 1.000 intentos infructuosos de la lámpara eléctrica antes de conseguirlo.

Albert Einstein

No logró hablar de manera fluida hasta sus 9 años, sus maestros pensaban que era una persona lenta y sin talento. Fue expulsado de su escuela y rechazado por la Escuela Politécnica de Zurich. Ninguna de estas situaciones impidió que se su nombre sea considerado sinónimo de genio.

Elvis Presley

Luego de su primera actuación su manager Denny le dijo “No llegarás a ningún lado, hijo. Deberás volver a conducir camiones.” Hoy por hoy, su voz suena a través de 1 billon de discos vendidos.

Steven Spielberg

Dado a sus bajas calificaciones, el director fue rechazado de la Universidad de California del Sur tres veces.

Los Beatles

Fueron rechazados por Decca Records en su primera audición para grabar un disco en el año 1962. “no nos agrada como se escuchan” les dijeron.

Steve Jobs

Abandonó tras el primer semestre su universidad en Oregon. Renunció a su trabajo para ir de mochilero por la India. No siguió el camino tradicional pero llegó a ser la mente maestra detrás de Apple.

Walt Disney

Fue despedido del periódico donde trabajaba en Missouri por no ser “suficientemente creativo” según sus superiores. Con uno de sus primeros proyectos Laugh-o-gram quedó en banca rota. Aun así llegó a forjar su propio imperio.

¿Vas a dejar que una simple tabla de calificaciones dañe tu futuro?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *