Ante el contacto con el agente patógeno y su reconocimiento, la zona de unión entre este y el neutrófilo se ve modificada por la promoción de la polimeración de filamentos de actina. Poco a poco y gracias a esto, se van formando algunos seudópodos que rodean al agente para poder fagocitarlo. Al hacerlo, se forma una vesícula contenedora que lo separa del resto del citoplasma.

Una vez formada la vesícula, a la cual llamaremos fagosoma, se unirán a ella los gránulos primarios y secundarios de la célula. El contenido de estos se volcará en su interior y comenzará así un ciclo de procesos que involucra formación de especies oxidantes del oxígeno y la acción de enzimas especializadas para la hidrólisis tales como las lisozimas, endopeptidasas, hidrolasas, etc. El resultado final será la eliminación del agente patógeno.

Recordar El proceso de eliminación del agente patógeno en el fagosoma involucra dos posibles formas:

  • Dependiente de las Especies Oxidantes derivadas del Oxígeno (IROS)
  • Independiente de ellos (enzimas hidrolíticas volcadas desde los gránulos primarios y secundarios hacia el interior del fagosoma)

Mecanismos dependientes del oxígeno: Estallido respiratorio

Las Especies Oxidantes derivadas del Oxígeno (IRO) son moléculas muy reactivas que se forman a partir del anión superóxido. Existen varios tipos de IROS

  • Peróxido de hidrógeno
  • Oxígeno singulete
  • Ácido Hipocloroso y su derivado el Anión hipoclorito
  • Radicales Hidroxilo
  • La principal enzima, desencadenadora de todo el proceso de producción de aniones superóxido se llama NADPH Oxidasa. Esta enzima se encuentraen la membrana del fagosoma en un estado desactivado pero ante el contacto de la célula con el agente patógeno, una serie de señales intracelulares hacen que algunas de sus subunidades se ensamblen y se active.

    La NADPH Oxidasa transforma el Oxígeno molecular en aniones Superóxido. Para ello necesita consumir NADPH, un producto similar al NADH (pero no igual), el cual proviene de la vía de las pentosas. Además del Anión superóxido, la NADPH Oxidasa genera en la misma reacción hidrogeniones.

    El Anión Superóxido generado puede ser sustrato de la enzima Superóxido Dismutasa (SOD), la cual cataliza una reacción que genera peróxido de hidrógeno (H2O2). En realidad, esta reacción puede producirse también de forma espontánea pero la enzima acelera sensiblemente el proceso.

    El Peróxido de Hidrógeno por sí mismo puede tener efectos tóxicos para el agente patógeno. Sin embargo, también puede servir como sustrato para la enzima mieloperóxidasa, a partir del cual, combinándolo iones de metales de transición como el Cloruro (Cl-) logra formar ácido hipocloroso. Este ácido al disociarse cederá un protón al medio y una molécula de hipoclorito.

    El ácido Hipocloroso a su vez, puede combinarse con aniones superóxido en una reacción que da a lugar a la generación de más radicales libres tales como el radical hidroxilo, un potente agente reactivo que produce gran daño a las estructuras biológicas.

    Todos estos agentes oxidantes son peligrosos, pues al no ser específicos en su objetivo pueden dañar tanto estructuras patógenas como estructuras celulares propias. Por tal motivo, también existen agentes antioxidantes naturales que nos protegen de sus acciones deletereas y modulan la respuesta: Glutation, Superóxido Dismutasas, Catalasas, Vitamina E, Vitamina C son los ejemplos más relevantes.

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *