El derrame pleural implica la presencia de líquido en la cavidad pleural. Es necesario destacar que, en condiciones normales, la pleura posee una cierta cantidad de líquido de forma fisiológica. Sin embargo, esa cantidad normal no supera los 20ml.

Las condiciones fisiopatológicas que pueden llevar a la formación de un derrame pleural son:

  1. Aumento de la presión hidrostática en los vasos capilares
  2. Disminución de la presión oncótica en los vasos capilares
  3. Aumento de la presión oncótica en el intersticio
  4. Inefectividad del drenaje linfático de las pleuras
  5. Otros procesos destructivos pleurales

Lo primero que se puede hacer ante un paciente con derrame pleural es determinar si tal presencia de líquido es un trasudado o un exudado. La razón por la que se elige determinar esta diferencia es para abrir un camino con diagnósticos diferenciales posibles, pues las enfermedades que causan un exudado suelen ser distintas de las que causan un trasudado.

Bajo esta idea, una serie de conceptos a tener en cuenta conocidos en su conjunto como ‘criterios de Light’ son importantes para determinar la diferencia. A continuación se detallan los distintos ítems a analizar:

criterios de light valores normales transudado exudado trasudados

Entre las causas de trasudado figuran:  insuficiencia cardíaca, cirrosis, insuficiencia hepática, tromboembolismo pulmonar (solo una parte de ellos), síndrome nefrótico, síndrome de Meigs.

Entra las causas de exudado encontramos: neumonía, síndrome de Dressler, tromboembolismo pulmonar, tumores malignos, lupus, tuberculosis, entre otros.

Por ende, siempre que pueda realizarse punción y obtención de líquido de derrame será necesario evaluar su aspecto (turbio o claro), su concentración de LDH (dos tercios del valor normal sérico), su concentración de albúmina (3.1gr/dl como punto de corte entre un exudado y transudado), su concentración de glucosa (sobre todo en empiemas y para evaluar algunas patologías), el cociente entre LDH en líquido y LDH sérico, así como también el cociente entre las proteínas del líquido y las proteínas séricas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *